Menú Principal

Introducción

La agenda de género del Ministerio del Trabajo y Previsión Social contempla medidas orientadas a promover y facilitar una vida laboral de calidad para las mujeres y hombres durante todas las etapas de su ciclo vital. Desde el acceso a un empleo decente que parte por la formación para el trabajo; el ingreso a un primer empleo; la capacitación laboral para el desarrollo de las potencialidades y habilidades de cada quien para acceder a mejores posiciones; asegurando su protección mediante el cumplimiento de las leyes laborales; promoviendo su participación en las organizaciones sindicales y empresariales; brindando un piso de protección social durante los periodos de desempleo; hasta el momento del retiro del trabajo como adultas mayores.

Entre las acciones previstas se destacan las políticas de igualdad de oportunidades para las mujeres y el fortalecimiento de los derechos colectivos a través la promoción sindical y el dialogo social, para ello se instaló la Mesa Tripartita sobre Mujer y Trabajo, que cuenta con la participación de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT); por parte del sector público, está integrada por el Ministerio de Hacienda, el Servicio Nacional de la Mujer y el Ministerio del Trabajo y Previsión Social. Sus integrantes acordaron trabajar en torno a cuatro ejes relevantes para las mujeres: corresponsabilidad social; capacitación laboral; brecha salarial y formación sindical.

Temario

1. Aumentar la capacidad de las mujeres para encontrar y mantener un empleo.

El Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE) está apoyando el acceso y permanencia en el mercado laboral de mujeres, jóvenes y personas con discapacidad que se encuentren en situación de vulnerabilidad y exclusión social, mediante la capacitación técnica, habilidades transversales e intermediación laboral, que favorezcan la empleabilidad. Durante el presente periodo de gobierno se espera capacitar a 300.000 mujeres para que se inserten en empleos de calidad o desarrollen sus propios emprendimientos. Ver Programa +Capaz

Asimismo, están los programas para el desarrollo de competencias laborales y posibilitar el acceso a un trabajo dependiente o independiente de calidad, a personas vulnerables y/o en situación de riesgo social, cesantes, que buscan trabajo por primera vez o en empleos precarios o de baja calificación laboral que quieren mejorar su empleabilidad. Por ejemplo: Bono al Trabajo de las Mujeres

2. Diseñar e implementar –intersectorialmente- un Sistema Nacional de Cuidado, basado en la corresponsabilidad social de mujeres y hombres, de las empresas y de las instituciones encargadas de las políticas públicas.

El Ministerio del Trabajo y Previsión Social, consciente de las mujeres aún son las principales responsables por el cuidado de otros, participará activamente en la creación del Sistema Nacional de Cuidado que considerará el cuidado de los hijos e hijas menores, personas con alguna discapacidad, personas con enfermedades crónicas o terminales y el cuidado de personas mayores. Asimismo, se dará continuidad al Programa de Cuidadoras (Art.49 DS 103, Representaciones legales transitorias para adultos mayores inhábiles) de la DIPRECA.

Se modificará la legislación laboral relativa al cuidado de los hijos e hijas menores de dos años de los trabajadores mujeres y hombres, de modo de ir avanzando en equilibrar las responsabilidades laborales y familiares de los todos los chilenos. Un ejemplo de estas medidas es la ley que extiende al padre el derecho de alimentar a su hijo o hija

3. Promover el desarrollo de empleos de calidad para las mujeres, y asegurar el cumplimiento y monitoreo de las normas laborales generales y específicas de género.

Así también, asegurar la participación activa de las mujeres en organizaciones sindicales y empresariales, y la suscripción de acuerdos de equidad de género en el marco de la negociación colectiva y el diálogo social. Ley de mejoras en condiciones de trabajo para manipuladoras de alimentos y nueva Ley Trabajadoras y trabajadores de Casa Particular.

Otro ámbito está enfocado a la disminución de la brecha de salarios por sexo, la que se presenta en todo el espectro de ocupaciones y en todos los niveles de calificación de las y los trabajadores. La evidencia muestra que existen factores transversales, tales como la cultura que define la división del trabajo por sexo, detrás de esta situación de desigualdad en la empleabilidad de las mujeres en comparación con la de los hombres.

La Dirección del Trabajo tiene el compromiso de mejorar el cumplimiento normativo con programas de fiscalización específicos, en particular sobre la ley N° 20.348 de Igualdad de las Remuneraciones. Se introducirán modificaciones a dicha Ley para avanzar en la disminución de este importante factor de esta forma de discriminación por sexo.

Al mismo tiempo se está promoviendo la mayor participación de mujeres en las organizaciones sindicales y para ello se realizarán Escuelas de Formación Sindical para Mujeres en las principales regiones del país, y mediante la introducción de un 35% de participación de mujeres en todas las Escuelas de Formación Sindical de la Subsecretaría del Trabajo.

4. Desarrollar un sistema de pensiones que considere la situación de las mujeres y corrija inequidades de género en todos los pilares o componentes en los que se sustente (solidario, contributivo u otro).

Se ha creado la Comisión Asesora Presidencial del Sistema de Pensiones que tiene como tarea realizar un diagnóstico general del sistema y por consiguiente generar propuestas específicas para mejorar la situación de las mujeres en sus diferentes contextos.

5. Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo que considere las diferencias de género en el ámbito de la salud y la seguridad laboral.

Se incluirá el enfoque de género en la Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Igualmente, se ejecutará un programa de intervención de riesgos laborales en segmentos ocupacionales altamente feminizados adheridos al Instituto de Seguridad Laboral considerando las características propias del trabajo que desarrollan las mujeres.